domingo, 13 de agosto de 2017

DESPEDIDA Y CIERRE (That's all folks)

Aquí se resume lo que más echo de menos. Faltan personas muy importantes, pero éste es el espíritu.



Corre por Siria (10K)
Llevo un año y medio sin escribir en el blog, porque correr para contarlo implicaba que primero debía correr para luego poder contarlo. Desde la última entrada, Maratón de Sevilla, en febrero de 2016, prácticamente he dejado de correr. Al menos he dejado de hacerlo de un modo más o menos regular y, desde luego, me he alejado de los dorsales. Ninguna carrera en 2016 y sólo 3 en 2017, cada una por un motivo muy concreto y ninguno estrictamente deportivo.


Medio Maratón de Madrid

Después de Sevilla tomé la decisión de arreglar mi pie izquierdo antes de volver a correr. Decidí ir a un nuevo podólogo y busqué a uno de los más afamados: Ángel de la Rubia. Nuevas pruebas, nuevo diagnóstico, nuevo tratamiento… mismo resultado. Después de varias rectificaciones sobre las plantillas, me dijo que él no podía hacer nada por mí y me derivó a otro tipo de podólogo: Álvaro Iborra. 

El dr. Iborra no hace plantillas, hace cosas mucho más sofisticadas, como Radio Fecuencias Pulsadas, que fue el tratamiento que me aplicó a mí. Básicamente consiste en freírte parcialmente el nervio, con la idea de que se regenere adecuadamente. Esto seguramente es una simplificación muy atrevida, si queréis la versión científica podéis encontrar al doctor en la clínica Avanfi. En su web veréis testimonios de sus múltiples éxitos. Mi caso no está.

Trail Solidario de Cóbreces
A pesar de todo, en 2017, como os decía, llevo 3 carreras: Corre por Siria (10K) Medio Maratón de Madrid y Trail Solidario de Cóbreces (25,5K | D+824m.) A la primera fui con Bego, mi mujer, y Clara, mi hija mayor. A las otras dos sólo con Bego. Para dar una idea de mi estado de forma, en la edición 2015 de esta última carrera hice menos de 3 horas, y este año he pasado de 4. Es verdad que le han añadido 3,5K y 230 m. de desnivel positivo acumulado, pero la mayor diferencia para mí estuvo en que hace dos años disfruté como un enano y lo pasé de cine en las bajadas técnicas y hace 3 domingos, en esas mismas bajadas, me crujían la mitad de los músculos. Así no merece la pena.  

Hace un año empecé a montar en bici. El amigo Luis, harto de que le respondiera con lloriqueos cada vez que me preguntaba qué tal iba mi pie, me propuso salir con unos amigos el siguiente martes por la tarde. Me prestaba su bici y él saldría con la de su mujer. Acepté y lo pasé genial. Se adaptaron a mi ritmo de paquete, no me dolió nada el pie y me recordó lo que molaba montar. Ese grupo salía los martes y jueves a las 18:30 desde la casa de Carlos, otro vecino ciclista. Había que repetir. 
Estrenando bici nueva

Normalmente yo salgo hacia las 19:00 de la oficina, pero en agosto hay menos lío y los horarios son más flexibles. Al día siguiente, miércoles, hice un poco de investigación de mercado y vi que Mammouth, una tienda grande, vendía una bici de la misma marca y modelo que mi primera MTB: Specialized Rockhopper. En 1986 me costó 80.000 pesetas. Para los más jovencitos, que no hayan llegado a manejar la vieja moneda patria, serían 480 € corrientes. Si conocéis algún economista de fiar, que os lo pase a euros constantes, pero así a huevo multiplicadlo al menos por 3,5. Ahora, con un descuento del 25%, la vendían por algo más de 500. Finalmente compré la versión 'Comp' por 619 €. El jueves pasé a recogerla y esa misma tarde la estrené.
Mi primera Rockhopper

Anteayer hizo un año de ese estreno. Desde entonces he hecho unos 3.000 km., casi todos ellos con mi club, Bicidevalde. Sigo siendo un paquete, pero ya un poco menos. Y sobre todo, me encuentro bien. El pie casi no me molesta en la bici y no he tenido nuevas molestias o lesiones en este año. 

Hice mi primer 10K tres mese después de empezar a correr, en abril de 2010. Llevo un año con la bici y aún no me he planteado participar en una carrera. Eso no quiere decir que la bici no haya tocado mi espíritu competitivo. Me gustan los momentos en los que tengo que exprimirme para seguir el ritmo de mis compañeros. Sigue habiendo mucha gente en el club a la que no puedo seguir si aprietan un poco, pero cuando empecé eran prácticamente todos. Sé que aún tengo margen de mejora, pero lo que más me importa es seguir disfrutando cada día que me subo en la bici.  
Este verano he descubierto las rutas nocturnas. Molan.
Este blog se cierra aquí. No sé si algún día volveré a correr como antes, pero eso ya no me obsesiona.  He sido muy feliz corriendo. He aprendido a escuchar a mi cuerpo. Ojalá hubiera aprendido también a hacerle caso un poco antes, pero no me arrepiento de nada. Cada kilómetro compartido, ya fuera de asfalto o de monte, en un maratón, un 10K o mi único ultra: el Trail de Peñalara - que se cruzó en mi vida como un billete de lotería premiado sin haberlo comprado - me ha enseñado una parte de mí que no hubiera conocido sin su ayuda. Pero sobre todo, he conocido personas fantásticas que también han modelado un pedacito de lo que soy. Deportistas inspiradores que jamás saldrán en la portada del Marca (ni del AS, aunque ahí alguno tenga enchufe) A todos, gracias. 

10 comentarios:


  1. Qué recuerdos al ver la foto de la Behobia... Qué carrera tan especial y qué viaje tan bonito. :-)

    Lo importante es disfrutar, ya sea corriendo, dando pedales o saltando en paracaídas. ¡Bienvenido al mundo de las dos ruedas!

    La bici es todo un mundo y precioso también. Yo tengo aparcada la MTB, a ver si la saco de la terraza, la pongo a punto y damos pedales un día juntos.

    ¡A ver si te animas también a la de carretera! :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de saltar en paracaídas me gustó, pero la bici de carretera me da un poco de miedito. Te digo lo mismo que a Buru, que lo de compartir pedaladas no se quede aquí. Un besote Ironwoman, eres MUUUUUY GRANDE!!!

      Eliminar
  2. Qué bonita entrada! Mucha salud a lomos de las dos ruedas. Hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, supongo que nos conocemos, pero por 'Carlos GG' no soy capaz de identificarte y la imagen aporta poco. Quién eres amigo?

      Eliminar
  3. salud y kilómetros compañero (a pie, en bici o a lomos de cualquier hado del destino)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gerardo. Nos encontraremos en algún momento, cuenta con ello.

      Eliminar
  4. Si alguna vez das el salto a bici de caretera y te apetece hacer alguna clásica cicloturista, aquí tienes uno que te acompañaría. Todo sea por los viejos tiempos. Mucho ánimo, a disfrutar de la MTB, y un abrazo desde Béjar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, te digo lo mismo que a Almu, la bici de carretera me da mucho respeto, pero no descarto nada. Un abrazo desde la meseta.

      Eliminar
  5. Bueno compi, que decirte despues de tantos kilómetros disfrutando y no disfrutando, yo siempre lo digo una retirada a tiempo es una victoria, nosotros no somos profesionales correros, andamos o montamos en bici para disfrutar al máximo aunque eso a veces nos lleve a querer superarnos, por eso lo que decidamos estará bien echo, si algún día nos cruzamos en la casa d campo o por ahí, no me atropelles acuérdate y saluda, jajajaja, un abrazo amigo muy grande y a,disfutarrrr de los pedales

    ResponderEliminar